Porno—Algunas Realidades de esta Industria Millonaria

El porno es toda una industria, que arrastra gran cantidad de dinero y espectadores. Detrás de escena, no todo es color de rosa y parece haber, en realidad, más mitos que verdades. Actores, productores y otros trabajadores del porno contaron algunas realidades de esta industria millonaria que tantos placeres sigue regalando…

Mitos, Tubos escondidos, Orina y otras Simulaciones

Ninguna estrella del porno tiene poderes. Al igual que cualquiera, a veces los actores no pueden aguantarse y eyaculan antes de tiempo. Pero no hay problema, mediante un ángulo de cámara ya estudiado y un tubo escondido entre la pierna y el pene, se usa semen falso.

Esta solución se aplica habitualmente, por ejemplo “cuando un actor no consigue eyacular por la razón que sea, o cuando quieres hacer ver que es increíblemente viril, o cuando una actriz tiene cierta posición en la industria y piensa que es demasiado buena para el semen real”, reveló un trabajador de la industria del porno, según publicó la web mexicana Geceka.

mitos-tubos-escondidos-orina-simulaciones

El Viagra, a veces, se vuelve necesario. Los rodajes llevan mucho tiempo y antes hay que hacer, además, largas e incómodas sesiones de fotos. “Esa es una de las razones por las que suelo tener que tomar Viagra antes de empezar, es duro mantener la erección”, declaró otro protagonista del porno.

Tampoco es real esa cantidad desproporcionada de eyaculación femenina que suele verse saliendo de las vaginas en las escenas porno. “La mayoría del porno que se vende como ‘squirting’ es realmente orina.

Aquellas otras escenas muy comunes, en donde las chicas parecen tentarse y recibir dinero en el momento, o aparentemente son forzadas a tener sexo, no son más que otras formas de simulación. Existe en Estados Unidos un estatuto que regula la industria del porno, estableciendo que ningún actor puede ser menor de 18 años. Por eso, las productoras porno están obligadas a contar con registros que documenten las edades de los trabajadores, incluido sus nombres artísticos, foto carné o número de Seguridad Social. 

“La próxima vez que veas porno en el que el actor es aparentemente ‘engañado’ para tener sexo contra su voluntad, ten en cuenta que esa actriz ha tenido que sentarse durante varios minutos a rellenar todos esos papeles antes de que una sola cámara se encienda”, advirtió otro protagonista del porno.

Ellas son las que Más Ganan, Aunque tampoco Tanto

Ellas son las que Más Ganan, Aunque tampoco Tanto

Los actores porno no cobran derechos de autor por el uso de sus imágenes, sino que “todo se hace en base a tratos por escena con una tarifa diaria decente, pero después de eso no vemos ningún tipo de rendimiento residual. La gente piensa que estamos siempre forradas y para la mayoría de nosotras, eso no podría estar más lejos de la realidad”.

El dinero por suscripciones en sitios web, tampoco es tan elevado. “La publicidad y los patrocinadores son unas vías de ingresos mucho más importantes”, explicó una trabajadora de la industria del porno, quien contó que quienes más ganan, son ellas. “Se les paga en función de lo que hagan. Chica-chica, chico-chica, anal, doble penetración, ‘ass to mouth’, inserción de objetos, etc. Allá por el 2003, cuando yo rodaba, una chica podía sacar unos 2.500 dólares por escena, dependiendo de lo que hiciera. Un hombre, sin embargo, alrededor de 500 dólares”.

Roberto Fernandez

Roberto es uno de los fundadores de Pasion. Se dedica a la programación de la plataforma y marketing online.