Punto G—Tips y 3 Posiciones para Estimular sus Escondidos Placeres

Una zona misteriosa capaz de brindar insospechados placeres a tu pareja sexual. Llamado punto Gräfenberg, o más popularmente conocido como punto G, se trata más bien de toda un área sensible a extremas estimulaciones.

¿Cómo estimular el Punto G?

Cuando ella esté en un instante álgido de excitación, el punto G puede percibirse  tocando la parte anterior de la vagina, aproximadamente a unos 5 centímetros. Para estimularlo, colocar los dedos con la palma de la mano en dirección hacia el ombligo. Sentirás, al palparlo, una hermosa textura rugosa, parecida al de una mora. 

Si bien es cierto que algunas mujeres dicen no haber sentido nada del otro mundo, en otros casos es la puerta de entrada hacia imponentes orgasmos e incluso hacia la eyaculación femenina. Por algo la investigadora Buisson destacó  que antes que “un botón mágico”, consiste en un área de la vagina “desde donde contactar indirectamente con el clítoris interno”.

Localizado en el interior de la vagina, en su cara anterior, el punto G es un pequeño eje ubicado exactamente detrás del pubis y alrededor de la uretra. Antes de explorarlo, se recomienda que ella vaya al baño y orine, ya que en ocasiones, al presionar el punto G podría sentir una inminente ganas de orinar. No es una sensación real, y de hecho, aunque se siga estimulando, la orina no se escapa. 

Tres posiciones para excitar el Punto G

el-perrito-punto-g-tips-posiciones

La postura del perrito. Ella se dispone en 4 patas, con las manos y rodillas sobre la cama. Penetrándola desde atrás, con esta posición la penetración será profunda y estimulará paredes y otros recodos de la vagina. Además la posición del perrito tiene una connotación “animal” tremenda.

 —

el-barco-de-vela-punto-g-tips-posiciones

El barco de vela. Ella tumbada boca arriba y con las piernas estiradas hacia el techo cede a su compañero el control de la situación, mientras tu sujetando sus tobillos, la penetras. Gracias a esta postura se produce una cierta elevación de la pelvis, facilitando llegar al buscado punto G.

 —

cucharita-punto-g-tips-posiciones

En “cucharita”. Los dos acostados hacia el mismo lado, ella de espaldas y penetrándola desde atrás. Esta es otra posición inmejorable para ubicar el punto G y la penetración desde atrás facilita que sea más profunda. 

 —

Existen otras tantas, como la postura “rana a nado”, la”tumbona” o el”balancín”. Al igual que toda labor sexual, requiere de una paciente dedicación. No es un botón milagroso, sino que simplemente una zona poblada de sensibles terminaciones nerviosas, cuya mejor forma de descubrir es investigando…

Roberto Fernandez

Roberto es uno de los fundadores de Pasion. Se dedica a la programación de la plataforma y marketing online.